Busca dentro del Blog

14 mar. 2013

Youth Lagoon - Wondrous Bughouse

Youth Lagoon
Wondrous Bughouse
Fat Possum Records
07/Mar/2013


"Un mundo pintoresco e imaginario que nunca morirá"

Mis memorias sobre el 2011 poco a poco se están borrando, pero aún no olvido que Trevor Powers firmó quizá el mejor álbum debut de ese año. Con "The Year Of Hibernation" el joven de apenas 20 años de edad encontró una forma de dar vida a texturas y atmósferas silenciosas con base a un teclado Casio y el resguardo cálido de su habitación. Fueron tan solo 8 canciones que dieron a Powers un lugar frente a la crítica que ha provocado un ojo expectante sobre este nuevo trabajo llamado "Wondrous Bughouse", cual 2 años más tarde esa imaginación de su autor salió de su alcoba para aislarse del mundo en Boise, Idaho para encontrar nuevas fuentes de inspiración. Y es mucho más ambicioso que su primogénito, aquel Youth Lagoon del 2011 ha florecido, se ha expandido en texturas experimentales más densas, pero no por eso, menos maravillosas.

Si en 2011 Powers pensaba en hogar dulce hogar y el cariño de mamá, este disco evoca bosques pintorescos llenos de amapolas, ahora su música no es el cobijo de su voz, en cambio ahora la música tiene vida propia, se mueve y es un ser alterno fuera del control de él. "Through Mind and Back" expone eso, el estiramiento antes de los ejercicios, en casi 3 minutos esa masa grumosa se mueve y desenvuelve de forma lenta preparando el primer golpe que viene en "Mute". Powers sigue mostrando su obstinado temor hacia la mortalidad y la fugacidad de la vida, pero ahora lo muestra en su entorno mutante, el poder sonoro es mayor, la melodía se oye robusta como si se encontrara sumergida en agua turbia o contaminada de material radioactivo, claro, seguir la voz de Powers es primordial, porque en muchos casos como "Mute" los lapsos instrumentales se llevan a cabo y mandan a otra dirección el track. Por fortuna en selectos temas su afán por transformar sus materias es perfecto, en otras no tanto y su encanto, sus letras, se ven nubladas por arreglos y efectos, aunque de hecho esa parece ser su intención escuchando "Pelican Man" mientras sus teclados giran y giran siguiendo los mismos puntos hasta encontrar sus propia forma e ir deformándose sobre la marcha.

Es aún más notable fuera de señalar errores, que Powers se allá atrevido a ir lejos de los sonidos Pop difusos de su debut y adentrarse por completo, en toda la extensión de la intención, a algo que parece ser un embrión de un futuro tipo Animal Collective ("Attic Doctor"). "Dropla" en particular es la gran punta de "Wondrous Bughouse", donde todo se encuentra en su balance más exacto y su tintineo cariñoso invita a sentirse cómodo, Trevor Powers balbucea para encontrar reposo en un entrecortado - You'll ver die - subir y subir y estallar en una denuncia hacia alguien que le dice - Tú no estuviste allí cuando te necesité - regresar con mayor fuerza y hacer que ese - You'll never die - parezca una condena en vez de una bendición.

Aún es más valiente ya que la inmediatez con la que "Wondrous Bughouse" conecta con los oyentes no tan educados es mucho menor que "The Year Of Hibernation", incluso las pistas son enormes, la duración de cada tema rodea siempre los 5 minutos, pero esto es lo que se aplaude de Powers al contrastar con la diminuta estatura de su voz, haciendo parecer el disco como un inmenso mundo imaginario mientras que Powers es como un niño perdido en medio de su mundo. Eso pasa en "Raspberry Cane", una pista completa que ve al cantante dar la introducción y desarrollarse por 3 minutos con sus accionares de juguete, impredecible en cada giro pero sin sacrificar la armonía ni la tierna melodía.

Es de nuevo la crónica de la vida y miedos de su autor, y en su propio mundo, eso abarca una gran escala que para cualquiera se puede interpretar desde algo excepcional hasta algo solo aceptable. La verdad es que "Wondrous Bughouse" es una expansión gigantesca y pintoresca de su creador, mismo que se está descubriendo como un compositor más capaz y un productor con el don de amalgamar todas las ideas y colores que ocurran en su camino y eso, después de un año de hibernación es maravilloso.

CRM Rating: 76%


En YouTube | Dropla | Mute | Atiic Doctor |


01. Through Mind and Back
02. Mute
03. Attic Doctor
04. The Bath
05. Pelican Man
06. Dropla
07. Sleep Paralysis
08. Third Dystopia
09. Raspberry Cane
10. Daisyphobia

Por: R. Cheapskate (@JR_Marr)

3 comentarios:

  1. Excelente disco, aunque cierto, le falta algo más de solides a esa sicodelia.

    ResponderEliminar
  2. Neta saben de musica en esta pagina,cuando ponen a Foals en los mejores 3 discos del año demuestran que les falta para ser uno de los sitios a seguir en cuestiones musicales,jjajaja,miren que calificar a este disco con 76%,neta saben de musica???

    ResponderEliminar
  3. Es un buen disco, pero no me cierra. Le falta algo, algo que lo haga mejor.
    Un solo de algo, lo que sea. Creo que el único tema que logra algo así, es Raspberry Cane. Y el cierre es más homogéneo. Pero creo que son los dos temas que salvaría del álbum. Lo demás es aceptable para quien le guste.

    ResponderEliminar