Busca dentro del Blog

2 ago. 2014

Wake Owl - The Private World Of Paradise

Wake Owl
The Private World Of Paradise
Vagrant Records
04/Mar/2014


"La 1ra clase del paraíso"

Una banda de Folk o en un peor caso, un cantautor, debe tener un talento mayor a lo común y corriente para lograr brotar y salir del profundo nicho donde yacen más de un puñado de artistas esperando a ser descubiertos, y claro, no siempre se tiene la fortuna de encontrar bandas como Grizzly Bear o Fleet Foxes o encontrar singulares como Ray LaMontagne, este es un caso parecido al de Wake Owl, el nombre que ha sacado a la fama su actor Colyn Cameron quien ya tenía casi una década merodeando en el mundo de los cantautores, pero mientras mantenía una vida rutinaria, viajaba por algunos países debido a su trabajo y se daba tiempo para participar en varios proyectos, llegó el buen día en que decidió ser él mismo el grupo y lograr sus mejores canciones mismas que serían descubiertas por gente del sello Vagrant, y editar un EP "Wild Country" basado enteramente en voz y guitarra.

Estar inscrito en la casa de Vagrant no es un resultado tan fácil. Vagrant captura talentos bastante particulares y otros cuantos que son como una garantía (Edward Sharpe & The Magnetic Zeros, Eels, City And Colour), es por eso mismo que del Folk (aunque queda rastro de sus raíces en "Days in the Sea") y lo que podría ser un buen disco tratándose de algo básico, "The Private World Of Paradise" ve sofisticarse el talento de Cameron, con la ayuda del productor y músico Richard Swift (produjo nombres como Foxygen o Damien Jurado) quien tiene un carrera solista y ademas es miembro de The Shins, así como ha trabajado también con The Black Keys; Wake Owl y Swift han hecho trabajo mutuo para lo que se presenta en este álbum debut.

Diría que es arriesgado abandonar lo que lo hizo famoso en primera instancia, pero no lo es si "The Private World Of Paradise" suena como si fuese algo grabado con suma precisión, como si se tuviesen años instalados en este ámbito, con suma delicadeza. El primogénito de Colyn Cameron ahonda por una frecuencia de Pop de los años 70's, de iluminación tenue, cuida su estética, se cobija de sutileza, de discretas vestimentas de violín y teclados que lo mantiene cálido ("Kid"), esto mientras Cameron hila melodías frágiles, débiles, pero a fin de cuentas, melodías, sensuales melodías. Suena vintage y por momentos es absorbido por la misma nube psicodélica de los 70's, "Untitled" en especial parece un experimento por encontrar lo que en ese entonces se pretendía como la 3ra dimensión o el espacio exterior.

Sin embargo el opus de este trabajo tiene el nombre de "Candy", un tema donde se junta todo en su estado perfecto, no solo es el Pop sino que Cameron y su compañero de grupo Aiden Brant-Briscall quien es un multi-instrumentista acarician tiernamente el Rhythm and Blues de los 50's y 60's con una guitarra tersa que imita el por segundos el Funk y un compás seductor convirtiendo así una de las mejores canciones del año, es increíble cómo logra sentirse retro y a la vez modernamente sofisticado, elegante y exquisito, usted podría sentirse familiarizado al escuchar este disco pero nunca identificado, algo recuerda por ejemplo al estilo de Foxygen (escuche "Letters" y su batería antigua), sin embargo, Foxygen sonaría así si en lugar de drogas alucinógenas consumieran té.

Para Wake Owl este significa un riesgo importante, más que nada por el hecho de cambiar tanto y tan temprano en su carrera, pero la apuesta ha dado sus frutos con un disco que no es sólo mucho más difícil de etiquetar, sino también mucho más rico tanto musical como en su composición, arreglos, etcétera; más de lo que nadie esperaba.

CRM Rating: 77%


YouTube | Candy | Letters | Madness Of Others |


01. Days in the Sea
02. Candy
03. Letters
04. Vacation
05. Kid
06. Buffalo
07. Oh Baby
08. Madness of Others
09. Untitled
10. Desert Flowers
11. Candy Return
12. Innocence (Bonus Track)

Por: José Marr

1 comentario:

  1. En la primera escucha del disco me sentí perdido en un momento. Luego del dulce pop de ascensor de Vacation, los decibeles bajaron un poco en Kid y lso dos tracks siguientes se sienten hipnóticos, como una transición para darle paso a Madness of Others, donde todo se tuerce hacia un lado oscuro y triste. No voy a decir que no me haya gustado, sino todo lo contrario, me sorprendió. Y el instrumental Candy Returns es uno de los temas que más rescato.

    ResponderEliminar