Busca dentro del Blog

12 nov. 2016

The Hidden Cameras - Home On Native Land

The Hidden Cameras
Home on Native Land
Outside Music
28/Oct/2016


"De vuelta a casa"

No hay nada como dejar tu país una buena temporada para echarlo de menos. Eso es algo que sabe muy bien Joel Gibb, el líder de The Hidden Cameras, que, tras pasar una década en Berlín, ha vuelto a su Canadá natal. Allí se ha dado cuenta de todo lo bueno que tiene su país, y ha terminado dedicándole el que es su séptimo trabajo de estudio. Este encariñado regreso ha hecho que incluso adapte "Log Driver’s Waltz", un estándar canadiense, una canción tradicional sinónimo del país norteamericano para la que ha contado con la ayuda de Rufus Wainwright, Feist y Mary Margaret O’Hara.

Home On Native Land no tiene nada que ver con el rollo gótico de su anterior trabajo Age, o con el Pop orquestal de sus primeros discos. Estamos ante el que podríamos llamar el álbum Country de The Hidden Cameras. Algo que, en un principio, puede resultar un poco extraño, pero si nos fijamos en algunos cortes de sus comienzos, esa influencia ya estaba por ahí. Es más, la fantástica "The Day I Left Home", no desentonaría en los discos de esa época. Y es que, el propio Gibb comenta que la escribió en 2006 cuando se mudó a Alemania.

No es que yo sea un gran seguidor de la música Country, pero este trabajo me ha gustado. Más que nada porque Joel Gibb aporta parte de su sensibilidad a estas canciones secas y áridas, dándole el toque personal con el que nos ha conquistado otras veces. Ahí está esa preciosa oda al amor obsesivo llamada "He Is The Boss of Me", la casi instrumental "Ode to an Ah" en la que encontramos los coros de Neil Tennant de Pet Shop Boys, o la delicadeza de "Big Blue" y "Drunk Dancer’s Waltz". Pero lo mejor, junto al single, está en el trío de canciones que conforman "Be What I Want", "Counting Stars" y "The Great Reward", que, de nuevo, nos vuelven a remitir a sus primeros trabajos. Sobre todo la segunda, que tiene un estribillo de lo más festivo y unos coros Soul que son una maravilla.

Lo que no me ha gustado tanto son las canciones más fronterizas, en las que saca a pasear la slide guitar, la cual es difícil de soportar. Ni siquiera me va mucho el numerito bar de carretera que se ha montado en "Don’t Make Promises", en la que, por cierto, colabora Ron Sexsmith. Algo parecido pasa con "Twilight of the Season", la canción que cierra el álbum, y el otro tema donde aparece Sexsmith, que ha terminado llevando a Gibb a su terreno, uno que no le sienta bien.

Pese a tener esos tres o cuatro cortes que de ajenos a su estilo tienen mucho, el resultado final es bueno, y casi se podría decir que es su mejor trabajo desde el lejano Mississauga Goddam.
74/v/mevJMDUE/file.html
CRM Rating: 70%


02. He Is The Boss Of Me
03. Ode To An Ah
04. Dark End Of The Street
05. You And Me Again
06. Log Driver’s Waltz
07. Be What I Want
08. Counting Stars
09. The Great Reward
10. Big Blue
11. Don’t Make Promises
12. Drunk Dancer’s Waltz
13. Feeling ‘Bout You

Por: Fernando López
(https://donteatheyellowsnow2.wordpress.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario