Busca dentro del Blog

5 mar. 2017

King Gizzard & The Lizard Wizard: Flying Microtonal Banana

King Gizzard & The Lizard Wizard
Flying Microtonal Banana
Flightless Records
24/Feb/2017


"Dulce, dulce banana experimental"

Fue hace menos de un año, para ser exacto fue hace 10 meses, cuando los nuevos astros psicodélicos de Australia, King Gizzard & The Lizard Wizard, se consolidaron como los nuevos mesías de su género con la arriesgada propuesta de hacer un disco infinito (literalmente). Gracias al talento, valía, cohesión y personalidad frenética con la que llevaron este trabajo a cabo, Nonagon Infinity se postró en lo alto de prácticamente todas las listas con lo mejor del 2016; sin embargo, al momento de indagar sobre la banda, cualquiera puede llevarse la sorpresa de que la dinámica del grupo consiste en hacer un disco distinto al anterior, en pos de la expansión del género hacía cualquier horizonte que su creatividad les permita. Y vaya que tienen creatividad de sobra, pues desde 2011 contienen un fuertísimo catálogo con una odisea Western narrada (Eyes Like The Sky), un álbum dividido en 4 partes exactas de distintos matices (Quarters!), su obra maestra psicodélica que es su merecida actualización Lo-fi (I'm In Your Mind Fuzz), un par de joyas que los fans describen como "el sonido de Thee Oh Sees en formato cuerdo" (Float Along - Fill Your Lungs y Oddments), y todavía hasta un disco enteramente acústico (Paper Machê Dream Balloon). Aquí, no sólo hablamos de calidad en prácticamente cada lanzamiento, sino de también una constancia envidiable, lo que hace que este grupo sea superior a cualquier otro actual en el mismo genero.

Ahora mueven la puesta sobre un polo más inesperado pero igual de interesante que los anteriores, y por sí el nombre o la portada de este 9no disco no da alguna idea, entonces hay que descifrar que Flying Microtonal Banana es la exploración de King Gizzard & The Lizard Wizard hacia las escalas microtonales (que sería de manera simplificada; tocar más allá de los 12 semitonos que se pueden encontrar en una octava, o "las notas que están entre las teclas del piano"). Para lograr esto, Stu Mackenzie, relata haber modificado cada instrumento utilizado en la grabación, entre ellos una harmónica y un zurna, que es un instrumento de aire típico de la música asiática.

Adentrándonos en lo que es el disco en sí, Flying Microtonal Banana abre con "Rattlesnake", que augura la estética que contendrá esta producción en su mayoría; y sí bien ésta es menos precoz y acelerada que cualquier cosa del antecesor Nonagon Infinity, ofrece un viaje contemplativo digno de ser escuchado con atención; más aún tomando en cuenta que la base de esta primer parada es un riff constante en el cual se va desarrollando la exposición de cómo pueden hacer sonar algunos de sus instrumentos modificados. Siguen presentes aquí los versos hilarantes con buen ritmo, y el sample que hacen a una corriente de aire da la sensación de que este viaje es igual de desértico como en su vídeo oficial. Y así, sin avisar, llega la transición a "Melting", donde usan ritmos más jazzeros, heredados de la experiencia con su magnífico Quarters!.

Si bien el grupo entrega con cierta "rapidez" cada trabajo es porque en su mayoría nacen de experimentaciones ideadas desde la mente de sus creadores, y obviamente esta no es la excepción; dos tercios del disco son en su totalidad experimentos con esporádicos arranques de algún riff interesante o altibajos que aprovechan precisamente cada subida para pasar el papel protagónico a otro instrumento, como en el caso de "Billabong Valley", con los velos de un sonido más extraño que en cualquier otro disco cortesía de la banda, debido al tratamiento instrumental previo.

Es igual plausible que el grupo aprovecha este punto en su discografía como uno de experimentación musical casi pura para darle gusto a sus fans con tintazos de su más esencial personalidad, situación que se da en absolutamente cada canción; como "Sleep Drifter" y la ya mencionada "Melting", actos en los que remembran a su afamada canción "The River", o bien, la misma "Anoxia", que sería desde un buen punto de vista una revisión a sus trabajos más Garage. A partir del séptimo track ya se podría decir que se ha cerrado este capítulo de experimentación, porque tan rápido como "Doom City" y "Nuclear Fusion" se abren paso, llega lo que sería la etapa de jams apocalípticos que queda como anillo al dedo con la estética color mostaza presente, lo más placentero es que hay para elegir entre la espontaneidad sublimada de la primera o la composición completa y hasta compleja de "Nuclear Fusion".

El hacer un álbum microtonal más contemplativo y lleno con momentos de fanservice aporta muchísimo y a la vez casi nada al género en términos globales, sin embargo, los chicos de King Gizzard mostraron una vez más que su capacidad de adaptación y ganas de experimentar, de malear la típica composición les hizo el favor de dar un terminado muy satisfactorio. Y dado el hecho de que en la portada dice "EXPLORATIONS INTO MICROTONAL TUNNING, VOL. 1", tal vez es el comienzo de un nuevo spin off en su carrera, y quizá haya cosas con mejor definición dentro de los 5 álbumes que tienen planeados lanzar en 2017; entonces Flying Microtonal Banana será la evidencia que desde el capítulo de transición/adentramiento a escalas microtonales, el grupo perseveró y ganó.
45/v/oaPOjh5H/file.html
75%


01. Rattlesnake
02. Melting
03. Open Water
04. Sleep Drifter
05. Billabong Valley
06. Anoxia
07. Doom City
08. Nuclear Fusion
09. Flying Microtonal Banana

Por: Sebastián López

No hay comentarios:

Publicar un comentario