Busca dentro del Blog

7/2/18

Graham Coxon: The End Of The F***ing World

Graham Coxon
The End Of The F***ing World
Self-Released
26/Ene/2018


"El final está cerca"

En 1996 después de la magnífica y exitosa trilogía que fue Modern Life Is Rubbish, Parklife y The Great Escape; Blur viajaba a Estados Unidos con el fin de componer la música para su siguiente álbum de estudio. El guitarrista Graham Coxon el cual pasaba por una difícil situación de alcoholismo y depresión escribió una carta a su amigo y compañero Damon Albarn sobre la música que debían hacer para su nuevo trabajo: “Quiero hacer música que le de miedo a la gente” exclamó Graham. Esto se vería plasmado en los futuros discos de Blur y su carrera en solitario. Tras ese viaje, Coxon fue influenciado por el género Lo-fi que se venía dando en el país norteamericáno.

En 1998 publicó su primer álbum The Sky Is Too High en donde fue el encargado de tocar todos los instrumentos, producirlo y hasta elaborar arte. Después de lanzar 8 placas y ser nombrado el mejor guitarrista de su generación, a finales del año pasado Graham sorprendió con la noticia un álbum nuevo: The End Of The Fucking World, pero estamos hablando de un Soundtrack de la misma serie bajo la producción de Netflix. La cual ha llamado la atención no sólo por tratar de una relación amorosa bastante extraña entre 2 adolescentes de 17 años, sino porque es una historia que vas más allá de las normas de los establecidas en esa linea y además cuenta con un playlist que embona a la perfección con las situaciones representadas.

El soundtrack comienza con la acústica y hermosa “Walking All Day” y tal como su melodía lo refleja, evoca una especie de canto grupal de un campamento a la mitad del bosque y relata sencillamente a una persona en sufrimiento y dolor, la cual decide salir en busca del amor con la esperanza que éste, lo mantenga a seguir vivo. En “Angry Me” nos habla del enojo y la frustración “Me enoje tanto últimamente que no sé lo que está mal conmigo, hablo con la gente y lo que me dicen no tiene ningún sentido”, se trata de una balada sencilla que cuenta con órgano lúcido e imponente. Le sigue “Flashback” con solo 15 segundos de duración, pero es potente y letal levantando las expectativas por más. Sigue “In My Room”, una pieza delicada y bella con una letra desgarradora y triste (“Afuera de mi ventana ríen, pero adentro de mi puerta lloro”). El arpegio de “Bus Stop” libera otra buena canción que recuerda a la memorable “So You Want To Be Rock n Roll Star” de The Birds. El Slide de la guitarra de “The Beach” abre paso por un mundo de desilusión la cual es notorio en un corte adelante “Saturday Night”.

A la mitad del Soundtrack llega la parte más interesante, la cual empieza con la Rockera y corrosiva “On the Prowl” con un solo de guitarra magistral y sus gritos delirantes como si quisiera sacar toda esa tristeza e infelicidad que hay en él. Le sigue la tranquila y depresiva “It’s All Blue”, para dar paso al mejor track del álbum, la poderosa “The Snare” que en un principio mantiene atento el alrededor, en suspenso a lo que está por venir, con un solo de armónica eléctrico y una guitarra sinuosa la cual para el final provoca un remolino de éxtasis y placer. Así hasta “Lucifer Behind Me” en la que Graham se luce en el papel con su extraordinaria voz.

En los últimos temas del disco viene la tranquilidad y su lado más acústico y relajado, como si al final todo por lo que salió en busca lo hubiera encontrado; por lo que The End of The Fucking World es un viaje sonoro, literalmente un viaje entre lo perdido y encontrado, quizá uno más de tantos que hemos hecho, pero que son parte de la vida y más cuando hay amor de por medio.
19/v/XxerXLkB/file.html
75%


02. Angry Me
03. Flashback
04. In My Room
06. The Beach
07. Saturday Night
09. It’s All Blue
10. The Snare
11. Lucifers Behind Me
12. Field
13. She Left The Light On
14. Roaming Star
15. Sleuth
16. There’s Something in the Way That You Cry

Por: Daniel Ramirez

No hay comentarios:

Publicar un comentario